pub pub

jueves, 3 de octubre de 2013

ORBEA Alma 29er H30 (2011)

En esta ocasión os traigo una prueba antigua, que realicé en Junio de 2011, hace ya más de 2 años.

Os presento la bicicleta que he tenido la suerte de probar 6 intensos días: una ORBEA Alma 29er H30 proveniente del programa de test bikes de ORBEA España.



COMPONENTES:

Cuadro ORBEA ALMA HYDRO 29
Horquilla ROCK SHOX RECON GOLD 100
Plato SRAM X9 GXP 26x39
Dirección SEMIINTEGRATED 1 1/8
Manillar ORBEA OC-II FLAT
Potencia ORBEA OC-II
Manetas SRAM X9
Frenos AVID ELIXIR 5
Cambio SRAM X9
Desviador SRAM X9
Cadena SRAM PC 1051
Ruedas MAVIC 29 TN719 DISC
Casette SRAM PG 1050 12-36 10S
Cubierta HUTCH PYTHON TL READY 29x2
Pedales NO
Tija sillin ORBEA OC-II
Sillin SELLE ROYAL SETA 





PRIMER VISTAZO



Al ver a “la mamá” de la Orbea Alma por primera vez, te llama la atención. Esas ruedas de 29 pulgadas no pasan desapercibidas, sobre todo la trasera, que junto con el tubo vertical, curvado y cortito, adquiere un efecto óptico que le hace resaltar en cuanto a tamaño sobre la delantera, que tiene una visión “más normal”.

Estéticamente es impresionante: la bicicleta, en general, es oscura, pero la horquilla Rock Shox blanca, el sillín, el cambio trasero, ciertos detalles en las bielas, las pinzas de los frenos, el logo ORBEA y la parte horizontal del cuadro también en blanco, le hacen adquirir un efecto bastante elegante y a la par agresivo. Y esto sumado a su geometría de competición, y si manillar plano, como digo, hacen de la Alma 29er una bicicleta imposible de pasar desapercibida.

IMPRESIONES DINÁMICAS

Tras ajustar el sillín, montar los pedales, e instalar el ciclocomputador Polar, “la 29” ya está preparada para salir a montar.

Nada más montarte en ella, no se nota nada especial. Las arrancadas, al contrario de lo que he podido leer en foros, no son para nada malas. El mayor diámetro de las ruedas no afecta mucho a la aceleración desde parado, o por lo menos para un ciclista como yo, que no compito, pero sí monto casi diariamente en bici.



Tampoco se nota que vayas más alto que en bicis de 26”, sino todo lo contrario, parece que es tu bici habitual; eso sí, la posición es evidentemente deportiva, para exprimirte al máximo y no desaprovechar ni una pizca de tus fuerzas, aunque se puede rodar relajado perfectamente, con los brazos más extendidos y con la espalda más recta.

Una vez en marcha, sí que se nota que se mantiene más la velocidad. Es una bicicleta muy rodadora, y por lo tanto requiere un menor esfuerzo mantenerla a velocidad media por caminos llanos. Para el que compita, esto es muy importante, ya que el ciclista tendrá un buen ritmo incluso subiendo, con pendientes no muy pronunciadas, y este aspecto sí hay que señalarlo como una ventaja respecto a una 26 pulgadas.

Esta bicicleta es ideal tanto para aficionados como para ciclistas que compitan, ya que como digo, permite mantener velocidades medias con suma facilidad.

En cuanto a las subidas, no tengo que destacar muchas bondades, se comporta igual que cualquier otra bicicleta, y permite subir bastante bien. El manillar plano, evidentemente, permite pegarte a él, poner el culo en la punta del sillín, y pedalear con fuerza. Serás una bala subiendo.

Es cierto que he notado la impresión de que es pequeña la distancia entre ejes, y en cierto modo, cuesta mantener una trayectoria firme subiendo a muy bajas velocidades.

Y este mismo aspecto, bajando, quizás le hace perder puntos respecto a las tradicionales 26”, ya que ante baches que quieres evitar de manera ágil, la bici no serpentea de manera excelente.









Eso sí, gracias a la geometría del cuadro, su construcción con tecnología 4x4 Triangle y tubos hidroformados triconificados, y una excelente Rock Shox Recon Gold TK, la Alma 29er logra tener una calidad de rodadura impresionante: absorbe los baches con suma facilidad, minimizados en su mayoría con suma superioridad respecto a una 26” debido también a su mayor diámetro de ruedas, y por lo tanto permiten una rodadura a mayor velocidad y con mayor estabilidad.

El cuadro es de aluminio hidroformado pero absorbe vibraciones de manera excelente, tiene una gran estabilidad, y por lo tanto te permiten rodar más cómodo yendo a mayor velocidad, sin hacerte botar demasiado las molestas irregularidades del terreno.

Las ruedas “grandes” tragan las típicas oquedades del terreno y minimizan vibraciones y permiten una mayor estabilidad al ciclista.

Y ya que estamos hablando de estabilidad y absorción de baches, tengo que tocar el tema de la horquilla, el factor de la bicicleta de mayor calidad, a mi parecer.







La Rock Shox Recon Gold TK es simplemente, una maravilla. Absorbe los baches con suma limpieza; traga muy bien los baches pero no provoca apenas balanceo en la bicicleta, sino que actúa de manera independiente al cuadro, por lo que aporta mucha estabilidad al conjunto, como os vengo diciendo. La he probado en zonas de irregularidades mínimas y en zonas pedregosas y roderas de agua, y el resultado es el mismo: una absorción efectiva, y un rebote muy limpio, rápido y que te hace ignorar cuánto más o cuánto menos se han hundido las botellas de la horquilla. Por ponerle pegas, a ORBEA más que a la horquilla, es que, observando la clara orientación racing de la bicicleta, me parece imprescindible el bloqueo remoto. Viene de serie con bloqueo manual, por lo que un ciclista que compite deberá comprar aparte este accesorio.



Y terminando el apartado de la maniobrabilidad, decir que las cubiertas Hutchinson Python Tubeless Ready de 2.0 son bastante normalitas. Tengo que apuntar que he estado rondando con cámaras tradicionales, y sin líquido antipinchazos, por lo que a lo mejor estas cubiertas mejoran estando “tubelizadas”. En cuanto a tracción, no están mal, agarran bien en los primeros metros de aceleración, y no he tenido ningún pinchazo en estos 6 días de pruebas, pero en cuanto a manejo creo que tiran por tierra todo el trabajo que los chicos de ORBEA puedan haber hecho con el cuadro y la geometría. El agarre en curva es justito, y no dan muy buenas sensaciones al inclinar la bicicleta en curva. Se nota una especie de escalón en los tacos al inclinarte, como si la rueda tuviera un balón cuadrado, literalmente. Aunque luego, en frenada, no se comportan nada mal.









Llegado a este punto, toca hablar de los frenos, unos Avid Elixir 5 preciosos, con pinzas en color blanco y manetas mitad blancas, mitad plateadas. Equipa un disco de 185 mm delante y 160 mm detrás. El tacto de las manetas es muy directo, en cuanto tocas, ya estás decelerando. Hay que tener mano para racionar bien la potencia de frenado, ya que permiten hacer frenadas fuertes con un simple toque. Este aspecto es de destacar y valorar positivamente, porque puedes frenar fuerte con un sólo dedo en bajadas peligrosas, cosa que se agradece para poder agarrar fuerte el manillar y realizar trazadas óptimas.

Como soy un ciclista curioso, y que está siempre por foros, había leído que los Avid eran ruidosos, y en la primera frenada que le hice a la bicicleta, tuve la oportunidad de descubrir por mí mismo si era cierto o no: y como es natural, coincido con el resto de usuarios que opinan eso. El freno delantero es potentísimo, 185 mm dan para mucho, y es perfecto, pero el trasero de 160 mm es el cantarín. ¡¡Menudas chilladas se pega!! Gran fallo por parte de Avid. Pero no es sólo el ruido, sino que genera unas vibraciones a la parte trasera del cuadro, buje y llantas, impresionantes. A veces me he llegado a preguntar si esto no afectaría al cuadro/buje/tirantes a largo plazo. Tampoco he logrado solucionar el roce de disco trasero: al frenar unas cuantas veces, el disco empieza a rozar de manera periódica y ese ruido ya te acompaña hasta el final de la ruta. En definitiva, unos grandes frenos, potentísimos, pero muy ruidoso el disco trasero, aspecto a mejorar, de manera irremediable.

De las llantas no voy a opinar, ya que soy incapaz de deciros si flexan demasiado o son muy rígidas. No he tenido queja, ya os digo que la bici absorbe bien los baches y permite arrancar muy bien, así que no creo que las llantas causen males a la bicicleta.











El sillín Selle Royal Seta es minimalista, muy finito pero cómodo, que es lo importante, y desconozco su peso, pero debe ser ligero. El cierre del sillín sí que es muy ligero, aunque en caso de ajuste de la altura del sillín, requiere de multiherramienta para realizar cambios, ya que lleva dos tornillos Allen, y no una palanca, como los más pesados.

Y voy a ir acabando de repasar componentes y comportamientos con la transmisión.





Sram ha sido el grupo elegido para repartir desarrollos de las piernas del ciclista a la rueda trasera: bielas, cambio, desviador, casete y manetas X9, y cadena PC 1051.

Destaca en el conjunto las 10 velocidades, extendidas en las gamas de 2011 de todos los fabricantes, y los (únicamente) 2 platos.

Como, evidentemente, el aspecto más radical, son los 2 platos, empezaré por ellos. El plato pequeño tiene 26 dientes, y el grande, 39. Hay un abismo de cadencia entre ambos platos: el pequeño es para subir, y el grande, para llanear y bajar. El grande a veces puede exigir demasiado en falsos llanos, pero si te esfuerzas, puedes conseguir rodar muy rápido en estos falsos llanos, ayudándote también de la eficiencia de pedaleo de las 29 pulgadas, que tienen una longitud de circunferencia de 2,2 metros, unos 25 centímetros más por cada giro que da la rueda.

El mayor temor que tenía era que me faltase desarrollo en grandes subidas, y resulta que lo que más he notado, es que el desarrollo se queda corto en bajadas o llaneando. En zonas de bajada, a partir de 30-33 km/h, la cadencia empieza a ser excesiva y empieza a faltarte desarrollo, por lo que tienes que dejar de pedalear para evitar ir botando sobre la bici. En este aspecto, el 3x10 gana, ya que en mi BH de 3x9 he comprobado que mi prima, con un 3x10 me saca metros con el plato grande y el piñón más pequeño engranados.

En subidas muy pronunciadas, el 2x10 no exige tener un nivel físico alto, pero cuando estas subidas pronunciadas se prolongan durante muchos metros, sí que empiezas a cansarte, ya que subes bastante “atrancado” como se suele decir. Para poneros un ejemplo, y contando mi caso, subí una rampa con piedra suelta y terreno roto, de 40 metros y 17-19% de inclinación, sin problemas, pero en los últimos metros empieza a costar dar pedales. Supongo que una persona que compita, estos datos que pongo serán insignificantes para él, y evidentemente el 2x10 le supondrá una ventaja de peso y prestaciones respecto al 2x9 ó 2x10.



Y en cuanto a cambios en sí, comentar que la reducción de marchas es muy buena, el tacto del pulsador grueso (cambiar a piñones más grandes) es directo y limpio, además de rápido. Pero lo que me ha defraudado ha sido el aumento de marchas (engranar piñones más pequeños), ya que pasa un pequeño tiempo desde que pulsas el pulsador hasta que entra el piñón, y no lo hace al instante como al reducir marchas, o, haciendo la comparación del eterno rival, como Shimano, ya que he probado una transmisión Shimano SLX completa menos las bielas (M552) y el cambio trasero (XT) y cambia mucho más rápido y preciso que este X9 de Sram.

Y poco más puedo contar... concluir diciendo que esta ORBEA Alma 29er H30 es una bicicleta eminentemente deportiva, nada de bicicleta rutera y de recreo... sino una máquina perfecta para devorar caminos en el menor tiempo posible y adelantando uno tras otro a los rivales, aunque también permite un uso más liviano con un ritmo más relajado, pero como digo, si tú quieres, aumenta el ritmo hasta tu máximo, porque esta Alma 29er no desperdiciará tus fuerzas, las transmitirá todas a la rueda trasera.

Como despedida, quisiera dar las gracias a ORBEA por promover estas pruebas, que no hacen más que facilitar la compra de un artículo que bien merece probarlo antes de comprarlo, y a mi tendero habitual, de Ciclos Galdón, distribuidor oficial de ORBEA, por haberme brindado la oportunidad (y qué oportunidad, probar esta maravilla durante ¡6 días!) de tomarle el contacto a una bicicleta del nivel de esta. Y también animaros a preguntarme todo lo que me haya dejado en el tintero, y todo aquello que os inquiete acerca de esta bicicleta.

¡Un saludo, espero que os haya gustado!


Por cierto, se me olvidó comentarlo, pero los ciclistas de la zona que quieran probar las bondades de esta bici, pueden hacerlo en Ciclos Galdón de Úbeda, la bici está en la tienda a disposición de quien la quiera probar.