pub pub

viernes, 4 de octubre de 2013

ESIgrips Chuncky

1
En esta ocasión paso a analizar los puños que llevan ya unos años de moda: los ESI grips Chuncky.
Utilizados en competición por un gran número de corredores, desde niveles amateur a profesionales de la copa del mundo, han llegado a ser hoy día la referencia (no tanto por su alto precio) en cuanto a puños se refiere, por las cualidades que prometen.
Si quieres leer la prueba completa, no tienes más que dar un click al siguiente botón:

2
Aproveché para cambiarlos por los míos de serie, que llevaban puestos desde 2007, y con más de 11.000 kms. llegó su hora, pues también estaba uno de ellos con una raja de 3 centímetros.
3
La instalación fue toda una odisea, a pesar de seguir las instrucciones del fabricante al pie de la letra. Limpié el manillar con alcohol 96º y luego lo rocié generosamente por el manillar y el interior del puño, y entraba al principio, pero al instante se evaporaba y había que hacer muchísima fuerza para meterlos, y aun así no entraban.
Después probé con limpiacristales y ahí ya no hubo problema, el puño resbalaba mucho mejor y lo podías colocar perfectamente, hasta dejar la zona “plana” (que apenas se intuye) en la zona contraria a donde irá colocada la palma de la mano. No penséis que éste sí deja residuos… a los 2 minutos de montarlos, intenté moverlos, y ya no se movían. Aun así los dejé reposar prácticamente 24 horas antes de usar la bici de nuevo, para que evaporase bien la humedad del limpiacristales, y efectivamente quedaron fijos, tanto que probé a lavarlos luego chorreándolos bien con manguera, y probé y tampoco se movían un ápice.
En cuanto a lavarlos: se conoce que se ensucian mucho, y a mí me ha pasado con estos azules: se les pega mucho el polvo y la suciedad del guante se queda pegada en ellos. Lo bueno es que se lavan con la misma facilidad, con un chorreón de agua o unas pasadas con toallitas húmedas, de las de bebé, quedan nuevos.
4
Una vez montados, hay que reconocer que son vistosos, y hacen las delicias de los que les gusta combinar colores en su bicicleta, y llevarla conjuntada. Si lo tuyo es más artístico, la marca vende en su web (desconozco si tiene stock en tiendas físicas) opciones de personalización, por la que puedes llevar dos, y hasta tres colores distintos en el puño.
56
Pero más allá de la apariencia, pasaré a analizar las cualidades de los afamados puños. Elegí el tamaño normal (recordar que hay tres grosores distintos en la gama: los Racer’s edge, Chunky y los Extra Chuncky) y el primer contacto con ellos fue un fiasco, pues son más gruesos que mis anteriores puños de gomaespuma y de hecho tuve que reajustar la inclinación de frenos y sobre todo mandos de cambio para poder cambiar sin tener que girar la muñeca, sólo con la extensión de los dedos. Con los kilómetros, me he ido acostumbrando al nuevo grosor, pero si mañana tuviese que cambiarlos, sin duda elegiría los Racer’s Edge (los más finos), que por cierto, al poner la foto de la bici de Hermida (realizada por mí en marzo de 2013, en la Andalucía Bike Race) me he dado cuenta de que utiliza unos Racer’s Edge.
7
Usando mis guantes Specialized BG Ridge, con almohadillas Body Geometry, tengo el problema de que interfieren demasiado el uno al otro, pues para mi gusto, dicha combinación ya resulta demasiado acolchada. Queda claro entonces que estos puños tienen un grosor apropiado para usar con guantes sin refuerzos ni almohadillas, minimalistas, como pueden ser los XC Lite, sin salirnos de la misma marca de mis guantes, que son el tipo de guantes que se suelen usar en competición, lo más ligeros y sensibles posible.
Precisamente hace unos días hice una ruta sin guantes, y efectivamente el agarre se hace mucho más natural, más plano y adaptado a la mano. Los puños son gruesos, y son mullidos, pero a la vez tienen firmeza y agarre (no tanto si sois de manos sudorosas) que se combinan con bastante confort ante la absorción de vibraciones. Hice esta prueba porque leí en internet que había gente que corría sin guantes por la comodidad que aportan (cosa impensable para mí, pues precisamente uso guantes largos por el hecho de que la palma y dedos me sudan cuando hace mucho calor, y con estos puños tampoco es posible) y porque así pueden correr con las manos más frescas.
Entonces, ¿merece la pena comprarlos?
En mi caso, diría que no, simplemente por el elevado precio, pues aunque las prestaciones sean buenas, no justifican el coste notablemente por encima de puños de material similar, además de que con mis excelentes guantes BG Ridge no tenía problemas de adormecimiento de manos. Si acaso, intentan elevar la relación precio/prestaciones añadiendo un par de pegatinas corporativas dentro del blíster que los contiene. Sinceramente creo que su rotundo éxito hoy día radica en la cantidad de colores y combinaciones que ofrecen, y por supuesto, en el respaldo que tienen por corredores de la élite.